Bitcoin es un enorme proyecto en el que bastantes personas centran su esmero en desarrollar y hacer evolucionar, mas a todo esto ¿Quién verdaderamente controla este proyecto y su evolución? En este articulo vas a conocer a las diferentes fuerzas que confluyen en Bitcoin y como estas se equilibran unas a otras.  

El nacimiento de Bitcoin trajo a la realidad la larga promesa de un dinero descentralizado. Un dinero donde ninguna entidad central tuviese el control o bien manipulara a su antojo el sistema para su beneficio. Era el nacimiento de un nuevo género de dinero que nos liberaba de las cadenas de control que el dinero puede imponer con fuerza en la sociedad. Y hasta un punto, todo eso es cierto, Bitcoin es libertad financiera.

Sin embargo, el ecosistema ha alterado mucho desde sus principios. Al comienzo, unos pocos formaban una parte del mismo y, en ese entonces, el espíritu rebelde imperaba en la comunidad. Mas ahora, la realidad es muy diferente. Ahora hay grandes empresas que hacen vida en el ecosistema con sus intereses de tipo económico haciendo peso. Además de esto están las ballenas, los mineros, los exchanges, los desarrolladores y empresas económicas y financieras de muchos tipos. E inclusive, exactamente la misma comunidad busca hacer contrapeso y traer la balanza a favor suyo.

Es por este motivo que en este punto es muy lógico preguntarse ¿Quién controla Bitcoin? ¿Cuál es la mayor presencia que dicta qué es Bitcoin, su desarrollo y más esencial cuál es su porvenir? En Bit2Me Academy nos hicimos las dos preguntas, y por esta razón hemos creado este artículo con ciertas contestaciones que probablemente te van a ayudar a comprender lo que ocurre en el ecosistema de Bitcoin, y por el hecho de que no, de otras criptomonedas.

Bitcoin, la octava maravilla del planeta. Un sistema descentralizado que ciertos desean centralizar

Si algo ha señalado a la especie humana es su necesidad de sostener el control. El hecho de sentirnos con el poder de supervisar las cosas a nuestro alrededor, nos da poder y calma. Es algo básico, y todos lo hemos experimentado. Mas esa naturaleza se rompe en Bitcoin, en tanto que este es un sistema descentralizado. Ordenado con las matemáticas, mas anárquico en su control. Eso desea decir, que no hay nadie que controle a Bitcoin como tal, en tanto que lo que verdaderamente determina su control es un código puramente digital, un software, algo intangible. Esto al menos en su funcionamiento, y es una cosa que difícilmente podamos mudar. Esto es, Bitcoin es una moneda digital, y como tal, siendo digital y descentralizada escapa del control absoluto que un individuo o bien conjunto de individuos pueda intentar imponer.

Un poco bastante difícil de ver eso ¿Cierto? Mas es fácil si comprendemos que el desarrollo de Bitcoin, cada línea de código que le forma desde sus principios hasta la actualidad, no fue escrita, decidida o bien impuesta por un individuo o bien un conjunto determinado de individuos. En su sitio, fue algo construido comunitariamente, cientos y hasta miles y miles de personas de todo el planeta han participado en ese desarrollo. Ciertas son figuras conocidas, otras son tan anónimas o bien aun más, que el propio Satoshi Nakamoto. Mas si algo está claro acá es que el desarrollo de Bitcoin no es algo impuesto a rajatabla, y las veces en las que se procuró hacer algo como eso, las cosas no acabaron realmente bien para quien lo procuró.

Sin embargo, a pesar de ello, a pesar del desarrollo descentralizado, Bitcoin no escapa de los intentos de individuos, o bien conjuntos de individuos muy concretos, para supervisarlo. Tras todo ¿A quién le importa la criptomoneda número uno del planeta y su capitalización de mercado tan grande como el Producto Interior Bruto anual de numerosos países del planeta? Probablemente tu contestación y la nuestra es la misma: “a bastante gente le resulta interesante, en especial si invierten en ella, y desean multiplicar esas inversiones”.

¿Significa esto que Bitcoin ha fallado como dinero descentralizado y construcción comunitaria? Para nada, en verdad, Satoshi Nakamoto pronosticó esto y por este motivo desarrolló Bitcoin como un software libre. De esa forma, si alguien procuraba supervisar el sistema para su beneficio, el resto de la comunidad podría cancelar esa acción sencillamente tomando el código para llevarlo por otro camino. Ocurrente, ¿No crees? La mayor protección contra el control absoluto en Bitcoin es una fácil licencia de software, software libre, ¿Quién lo pensaría?

Pese a esto, muchos creen que en Bitcoin convergen una serie de fuerzas, intereses, que luchan por supervisarlo. Nada que esconder acá, es la naturaleza humana en su expresión máxima. Todos desean supervisar la situación, tanto si esa situación puede ir contra, como a favor, de sus intereses. Es por esta razón que podemos identificar esas fuerzas y medir su auténtico impacto en el control de Bitcoin.

Con esto en psique, mencionaremos cuales son estas fuerzas y qué impacto tienen en el ecosistema de Bitcoin.

Los desarrolladores, los constructores de Bitcoin

Una de las fuerzas que disputa más el control de Bitcoin son los desarrolladores. Tras todo, son los que escriben el código que torna posible que Bitcoin funcione. Son los que admiten qué cambios se marchan a efectuar y qué cambios no, de qué manera se marchan a efectuar, en qué momento y el motivo.

Básicamente podemos decir que los desarrolladores de Bitcoin, son dioses, en el sentido de que tienen el absoluto control de lo que el software de Bitcoin puede o bien no puede hacer.

Esta es una situación con la que muchos en la comunidad no están conformes. La expresión “No debe haber reyes en Bitcoin” (y mucho menos dioses) deja muy en claro esta situación. La idea de un Core de desarrolladores inamovibles no agrada para nada, y se ha criticado el hecho de que situaciones como el Bitcoin Lead Developer no se renueven de forma más democrática. Asimismo se demanda que la censura, el corporativismo, el enfrentamiento de intereses o bien las agendas políticas, han llegado a Bitcoin debido a esta situación.

Los reyes de Bitcoin

Como sea, los desarrolladores son esa línea de alto control, que irónicamente es precisa hasta un punto, y abominable desde otro.

Si nos hacemos el interrogante ¿Soy capaz de desarrollar para Bitcoin? Probablemente la contestación va a ser variada, mas buena parte carece de los conocimientos de programación y criptografía precisos para la labor. Incluso con todo, que tus propuestas de mejoras sean admitidas va a deber pasar siempre y en todo momento por el asentimiento de un desarrollador actual de Bitcoin. Sin embargo, los desarrolladores de Bitcoin sostienen el control del desarrollo de Bitcoin, mas siempre y en toda circunstancia están bajo la mirada de la comunidad.

Y es de esta manera, toda la comunidad pone los ojos sobre los desarrolladores, lo que hacen, lo que afirman, y hasta lo que no afirman. El mejor ejemplo lo vemos en Gavin Andresen, sus acciones por imponer un cambio en Bitcoin contra el acuerdo de la comunidad le sirvió para ser relevado del cargo de Bitcoin Lead Developer. Y cuando dio su apoyo a Craig Wright (a Bitcoin Cash), exactamente la misma comunidad le bombardeó. Lo mismo pasa con personajes como Adam Back, a quien siempre y en todo momento le afirman que entró en Bitcoin por simple interés económico (y por solamente), cosa que prueba con su puesto como CEO de Blockstream. Lo mismo pasa con Gregory Maxwell, al que llaman el “destructor de Bitcoin” por las propuestas como SegWit, Taproot y Graftroot.

¿Saben lo más extraño? La situación se contesta en otros proyectos con una extensión igual o bien aun mayor a Bitcoin. Miren por servirnos de un ejemplo al desarrollo del kernel Linux, Linus Torvalds es conocido como “Benevolente Dictador para toda la Vida (BDFL)”. Y es entendible que se le llame de esta forma, cuando en el desarrollo del kernel, es Linus quien tiene la última palabra, y si metes la pata, su sarta de groserías (su cultura, como afirma) te va a hacer ir a un sicólogo. A pesar de ello, Linus es el único que por el momento, tiene el potencial de llevar un proyecto de esa magnitud, y de esta forma lo ha hecho durante más de veintinueve años.

Pues lo mismo pasa en Bitcoin y sus desarrolladores, muchos pueden verlos como un inconveniente, mas son precisos a fin de que Bitcoin pueda evolucionar y medrar como software y ecosistema, y eso absolutamente nadie lo puede negar.

Los mineros, de ellos depende el heartbeat de la red

Otro actor esencial en el ecosistema Bitcoin son los mineros, y no hace falta decir que su situación es esencial para el funcionamiento de la red. Si por poner un ejemplo un conjunto esencial de minería se echase abajo, la seguridad de la red correría riesgo debido a la bajada en el hash rate.

El ejemplo puede ser peor, si por alguna razón, los mineros se asocian para atentar contra la red, podrían llevarla a su fin en pocas horas debido a un hard fork. Ese es el peor escenario imaginable, mas es un escenario posible. Muchas criptomonedas han quedado prácticamente fallecidas tras un ataque del cincuenta y uno por ciento .

En este punto, los mineros tienen un enorme poder, no solo por el hecho de que son quienes sostienen la red en funcionamiento, sino más bien por el hecho de que sus acciones pueden destruirla, si de esta manera lo quisiesen.

Sin embargo, acá entra la teoría de juegos y el equilibrio de Nash. Aunque es verdad que eso sería posible, contra estas acciones está la realidad de que los mineros hacen copiosas inversiones para minar Bitcoin, con lo que destruir la red que les da de comer, no es muy inteligente. Mas esto está lejos de ser un freno a otro inconveniente, si la comunidad fuera de los mineros quiere efectuar algún cambio, y este cambio toca los intereses de los mineros, estos prácticamente unánimemente (como ha pasado ya) se opondrán a dicho cambio.

En este punto podemos ver, a los mineros como una nación en plena guerra fría, si te metes con sus intereses, no dudasen en presionarte por todos y cada uno de los medios, y siempre y en toda circunstancia te recordarán que tienen el botón nuclear, ese que apaga las máquinas de minado, nodos mientras que afirman “Ciao, Bitcoin”.

Por último, y no menos esencial, rememorar que tienen la capacidad de decidir que transacciones agregan a un bloque, y con esto pueden forzar a que los usuarios paguen más si desean que su confirmación se confirme en el próximo bloque de la cadena.

No obstante, la realidad no es tan negativa para los usuarios. Aunque es verdad que esto ocurre, es complicado que los mineros se regulen en general para producir presión. Mas no imposible, en verdad se regulan en ocasiones. De ahí que es tan esencial la descentralización de la minería, un reto que Bitcoin lleva procurando solucionar desde prácticamente el primero de los días en el que nació.

Empresas y Exchanges ¿Estimulan o bien controlan el mercado?

La llegada de los comercios y los exchanges al ecosistema de Bitcoin, significó un enorme avance. Con ellos Bitcoin empezó aganar relevancia como moneda, llegaron los intercambios, los gastos en productos y servicios, es el bum de Bitcoin. Absolutamente nadie puede negar, que fueron los comercios y exchanges los que dejaron que el desarrollo de Bitcoin se acelerase a grandes pasos y que Bitcoin llegara a cientos y cientos de millones de personas.

Pero muchas empresas están solamente por el dinero. No procuran formar, hacer llegar Bitcoin a la gente e inclusive, en ocasiones, solo es un producto más que quizás criticaron anteriormente. En este punto vemos a instituciones y empresas. Nombres como Paypal, Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, JP Morgan, y otros tantos que invirtieron en destruir Bitcoin ahora procuran enriquecerse de él.

Otras muchas empresas están en el planeta cripto no solo por conseguir dinero, sino más bien por respaldar el proyecto, aportar presupuesto para los desarrolladores (que de código no se nutren a propósito) y crear un ecosistema más rico para todos.

Pero no debemos obviar que otras por otra parte, efectivamente están por el oportunismo y intentar sacar su una parte del “botín” del planeta cripto, y si pueden manipular la manera de percibir las criptomonedas de forma masiva.

Las actuaciones de unas y otras evidentemente tienen su influencia en el sistema, y todas y cada una abogan pues se incorporen funciones que asistan a prosperar su presencia o bien capacidad técnica en Bitcoin.

Por ejemplo, Blockstream es una compañía bien conocida en el ecosistema Bitcoin. De ella dependen los salarios de múltiples desarrolladores de Bitcoin. Asimismo aporta mucho presupuesto para sostener el desarrollo de Bitcoin, desarrollar nuevas tecnologías y más. Mas en determinadas ocasiones la comunidad ha denunciado que Blockstream ha tratado de desplazar los hilos del desarrollo de Bitcoin en su favor y el de sus inversores. Otra cosa por la que siempre y en todo momento se le critica es su sistema de patentes, algo contrario al espíritu de software libre que Bitcoin comenzó y que Blockstream ha incorporado como algo común.

nChain la compañía de Craig Wright por otra parte, es lo que llaman una compañía troll. Invenciones no patentadas efectuadas por la comunidad, han sido patentadas por esta empresa. Aun exactamente el mismo Bitcoin y su sistema ha sido patentado por esta empresa, en un intento de su autor por ganar estrellato en el ecosistema.

Por otro lado, quedan los exchanges, cuyo enorme poder económico puede mudar las tornas en el ecosistema. Por servirnos de un ejemplo, OKEx y CEX delistaron de sus exchanges a la criptomoneda Monero (XMR), y con esto derruyeron el coste de la criptomoneda. Esto habla por los codos del enorme poder que los exchange tienen para supervisar el valor de las criptomonedas puesto que asisten a que una moneda llegue a más gente.

Si es cierto, las reglas del mercado mandan en las criptomonedas y su valor, mas un exchange puede manipular a su antojo ese coste, para sacar beneficio. Las resoluciones de que moneda catalogar o bien no, o bien aun de que versión del nodo emplear, tiene una repercusión muy grande en una criptomoneda. Y en Bitcoin ocurre lo mismo.

No obstante, hay muchos exchanges, y la libre competencia hace que los exchanges deban amoldarse a lo que los usuarios solicitan, puesto que un exchange que no sirve a los deSeos de sus clientes del servicio tiene los días contados.

Las ballenas, un movimiento y producen cataclismos

Las ballenas de Bitcoin son otra facción de poder en el planeta de Bitcoin, y su poder se encuentra en que son ricos, riquísimos, tan desbaratadamente ricos que muchos exchanges se quedan pequeños ante ellos. Por servirnos de un ejemplo, la dirección 35hK24tcLEWcgNA4JxpvbkNkoAcDGqQPsP, es una dirección famosa del exchange Huobi, y tiene un total de 141.451,59463747 BTC actualmente.

¿Qué puede hacer una ballena con tal cantidad de dinero en Bitcoin? Puesto que afectará de manera significativa el costo de Bitcoin y con ellos los mercados de criptomonedas a nivel global. No importa donde haga el movimiento, vas a sentir sus efectos de alguna forma. En verdad, bastantes personas coinciden con que el bull market de dos mil diecisiete fue obra de un conjunto de ballenas, que consiguieron disparar el costo hasta los veinte mil dólares americanos. Eso nos enseña el gran poder de estas ballenas en el planeta de Bitcoin.

Algo curioso que se ha visto es de qué manera ciertas ballenas son los creadores de otras criptomonedas. Criptomonedas como USDT o bien XRP han sido acusadas en múltiples ocasiones de emplear su criptomoneda para lucrarse, pudiendo producir de forma libre cantidades enormes de nuevas monedas para después con ellas adquirir Bitcoin. Indudablemente, acusaciones que vamos a ver en el futuro como terminan mas no deja de ser un punto esencial de control.

La comunidad, la enorme muchedumbre cripto

Por último nos hallamos la comunidad cripto cerca de Bitcoin, y si algo podemos decir de ella, es que una parte esencial de ella está formada en el planeta cripto. Es comprensible, Bitcoin es el proyecto más viejo y su comunidad es la más madura, con lo que, muchos entienden bien el proyecto y la filosofía del mismo.

El inconveniente es que en ocasiones lo que comprenden las personas del proyecto, puede diferir mucho entre personas (lo que es normal), y a veces puede ir plenamente contra los principios y también intereses de la comunidad y del mismo proyecto en sí (lo que está mal). Sea como fuere la comunidad es una enorme muchedumbre de pensamiento crítico, atenta a lo que ocurre en el planeta de Bitcoin y que no duda en hacerse sentir cuando algo no le agrada.

La comunidad acostumbra a estar sobre los desarrolladores, empresas que llegan al negocio, reguladores, en resumen, son una congregación de personas que procuran resguardar siempre y en toda circunstancia el proyecto en el que creen. Mas como resguardan asimismo pueden destruirlo.

Pese a que pueda sonar atroz decirlo, la comunidad en ocasiones acaba siendo el comburente preciso para sembrar el desconcierto que muchos precisan para hacer sus planes. El caso de Bitcoin, Bitcoin Cash, y Bitcoin Cash SV es un caso. Mas otro más reciente paso con Steemit, TRON y Binance. La comunidad dirigida llegó al punto en dividir un proyecto enorme (Steemit), respondiendo a lo que Justin Sun y Changpeng Zhao afirmaban. Es enorme el poder de la comunidad, especialmente pues la comunidad es la que consume, la que participa en los mercados, y la que al final forma la mayoría de la activa del mercado, y eso es un enorme poder de control. ¿Es la comunidad un ente descentralizado? Sí, mas con un enorme poder. Poder que muchos procuran liderar para emplear a favor suyo.

La suma de todas y cada una de las fuerzas en: ¿equilibrio?

Ahora bien, puesto que sabes cuales son las primordiales fuerzas que luchan por el control de Bitcoin y de qué manera cada una de ellas puede manejar su presencia en el ecosistema, probablemente pensarás: “Bitcoin es un desastre lleno de manipulación”. Lo cierto es que esto es cierto, hasta determinado punto. Por el hecho de que aunque todas y cada una estas fuerzas existen, ninguna consigue ejercer el control total sobre Bitcoin. No hay una fuerza que pueda decir “Yo tengo control absoluto sobre Bitcoin”. Lo cierto es que todas y cada una están bastante contrapuestas.

Y esto se puede explicar con una simple ley que aplica en el planeta de la física, la famosa Primera Ley de Newton, que reza de forma simplificada lo siguiente:

La suma de todas y cada una de las fuerzas aplicadas a un objeto es igual a cero, alcanzando el estado de equilibrio.

Si extrapolamos estas últimas palabras de Newton y la llevamos a nuestro terreno podemos decir que :

Todas las fuerzas que procuran el control sobre Bitcoin son semejantes, que la suma total de exactamente las mismas produce equilibrio.

Algo que podemos ver meridianamente en la famosa Teoría de juegos, el equilibrio de Nash.

Y esto es comprobable, como cualquier formulación física o bien matemática. Por poner un ejemplo, ¿Recuerdas que al comienzo charlamos que Gavin Andresen procuró hacer de forma forzada un cambio sobre el código de Bitcoin para atender a sus intereses? Esa es la fuerza de control de los desarrolladores en plena acción. En contraposición, la comunidad, el resto de desarrolladores, los mineros, y el resto de fuerzas se opusieron. El resultado es que el cambio no se efectuó, y Gavin Andresen perdió su puesto como Bitcoin Lead Developer.

Otro buen ejemplo, lo vemos en hard fork de Bitcoin y Bitcoin Cash. El hard fork se efectuó en semejantes términos que mismo pudo ser catastrófico para Bitcoin, los desarrolladores y la comunidad de Bitcoin Cash no les importo eso. No obstante, en contraposición los exchanges, mineros, comunidad y desarrolladores de Bitcoin, hicieron lo posible por que el acontecimiento fuera lo menos perjudicial posible. Como resultado, el hard fork se efectuó sin incidentes, y Bitcoin prosiguió su camino. De nuevo la fuerza de todos logró equilibrio.

Cuando una ballena mueve sus BTC para venderlos, el costo de forma rápida cae. Mas el mercado y la comunidad velozmente contrarrestan esto y procuran llevar el costo al nuevo nivel de equilibrio donde convergen los intereses generales.

Incluso lo que Satoshi Nakamoto hizo al poner a Bitcoin bajo una licencia de software libre tan permisiva como MIT, es un reflejo temprano de ese equilibrio. La licencia MIT deja que Bitcoin siempre y en todo momento sea software libre, deja que sea un desarrollo público o bien privado, un desarrollo donde todos pueden beneficiarse. Pues la meta es sencillo: es llevar al planeta a una era descentralizada, una era donde las fuerzas que actúan por el control (los gobiernos, los bancos, los organismos internacionales) encuentren un equilibrio con nosotros edificando la contraparte.

Ahora puedes comprender que Bitcoin no lo controla absolutamente nadie, sino siempre y en todo momento busca equilibrio entre sus actores. Esa, por el momento, es la verdad de Bitcoin, y la puedes ver a diario en todas y cada una partes en la criptocomunidad.