Los CFD o bien Contratos por Diferencia, son unos instrumentos financieros que cobran vida en el mercado de las criptomonedas y singularmente en Bitcoin, y por esta razón te vamos a explicar qué son y qué tan útiles pueden ser estos instrumentos de trading. 

El trading de criptomonedas como Bitcoin se ha transformado en una actividad que produce enormes movimientos financieros y económicos en el planeta, y una de las herramientas que busca asistir a aprovechar esto son los CFDs o bien Contratos por Diferencia.

Y no es para menos, con un valor que ha superado en promedio los doscientos mil millones de dólares estadounidenses, Bitcoin es una criptomoneda con un impresionante y también esencial nivel económico en el mundo entero.

Esto es un hecho que no ha pasado inadvertido para los inversores y empresas financieras que procuran convertir a Bitcoin en un mercado de gran valor. Un mercado que llame todavía más la atención de los inversores a nivel global y que ello le haga medrar en valor.

En ese sentido, los CFDs (Contratos por Diferencia) se erigen como una herramienta idónea para impulsar estos hechos. En Bit2Me Academy hemos querido dedica un espacio para explicar qué son los CFD y el impacto que estos tienen en el planeta de Bitcoin y las criptomonedas por lo general.

¿Qué es un CFD y su origen?

Un CFD o bien Contrato por Diferencia (del inglés, Contracts for Difference), son unos instrumentos financieros cuyo coste se fundamenta en la diferencia entre el coste de entrada y el coste de salida de un activo latente. En resumen, un CFD refleja los estados de valor de un activo tanto en los comienzos y términos de una jornada.

Gracias a esta peculiaridades, los traders tienen la ocasión de operar con diferentes géneros de activos sin tenerlos, como índices, acciones, futuros, etcétera Por poner un ejemplo, al adquirir un CFD sobre una acción, no eres el dueño de la acción, tienes un contrato con el bróker.

Esto quiere decir que los CFD son instrumentos derivados del tipo OTC (Over The Counter) o bien otros mercados secundarios no regulados. O sea, no cotizan en un mercado organizado sino más bien en mercados privados y su negociación se hace entre unas partes de confianza. Por tal razón, muchas regulaciones en diferentes países marcan a los CFDs como una alternativa de inversión enormemente arriesgada e inclusive imponen fuertes limitaciones a su empleo.

El origen de los CFD nos lleva hasta Inglaterra en la década de mil novecientos cincuenta, cuando fueron creados con la intención de facilitar el acceso a la negociación de operaciones con mucho apalancamiento, en especial para los fondos de inversión libre. En España, los CFD empezaron a comercializarse en dos mil siete. Desde ese momento, la CNMV y ESMA (European Securities and Markets Authority) han emitido múltiples advertencias sobre estos instrumentos.

¿De qué manera marcha un CFD?

Como su nombre lo afirma, los CFD consiste en contrato que deja adquirir o bien vender un activo teniendo presente la diferencia de coste de tal activo. En ningún instante se precisa el activo, pudiendo “comprar” o bien “vender” algo que no tienes. Así, la ganancia o bien pérdida de tal contrario, está dada por la diferencia entre el costo de entrada en la situación y el coste de cierre de la situación.

Por ejemplo, si creamos un CFD de diez euros con un coste de situación de entrada en Bitcoin de ocho mil euros y un costo de situación de salida de ocho mil quinientos €, vamos a estar frente a un contrato con una ganancia positiva de seis,25 por ciento . Esto es, este contrato nos va a devolver un total de seiscientos veinticinco euros de ganancia, para un total de diez y seiscientos veinticinco euros en nuestro retiro de situación final.

Sin embargo, de esos diez euros en situación, solo una pequeña parte es verdaderamente nuestra inversión, debido a que ha sido aumentado el capital merced a un apalancamiento concedido por la plataforma del bróker. De allá que solamente ganemos sea nuestra inversión inicial, un porcentaje de las ganancias conseguidas por el CFD, menos las comisiones y también intereses que nos cobre la plataforma. Y en el caso de pérdidas, podemos perder todo nuestro dinero.

Apalancamiento, la primordial peculiaridades de los CFD

Así podemos decir que; los CFD son productos “apalancados”. Aparte de que ofrecen una exposición a los mercados, demandando al inversor que aporte solamente un pequeño margen (depósito) del valor total de la operación. De esta manera dejan a los inversores aprovecharse de la evolución de los costos en alza (asumiendo “posiciones largas”), o bien a la baja (asumiendo “posiciones cortas”) de los activos latentes.

Si escuchas la oración “ir a corto” quiere decir que se refiere a una orden de venta. Y a la inversa si escuchas “ir a largo”, donde se refiere a una orden de adquiere.

Cuando el contrato se cierra, el inversor va a cobrar o bien abonará la diferencia entre el valor de cierre y el de apertura del CFD de los activos latentes. Si la diferencia es positiva, el distribuidor del CFD le va a pagar. Si la diferencia es negativa, va a deber abonar al distribuidor del CFD. Esta situación es la que en muchas ocasiones lleva a que los inversores que ignoran de qué manera se manejan estas herramientas tengan grandes pérdidas.

Por otro lado, los CFDs pueden parecer afines a inversiones más usuales como las acciones, mas la verdad son muy, muy diferentes. Esto debido a que en el caso de los CFDs, el inversor jamás adquiere ni tiene realmente el activo latente al CFD, solo tiene un contrato que le deja acceso a un símil de tal activo en un mercado privado.

Pros y Contras de los CFD

Por supuesto, los CFD no son una herramienta perfecta y como todo, ofrece inconvenientes y ventajas en el momento de usarla. De este modo tenemos lo siguiente:

Pros de los CFDs

  1. Son una herramienta que deja acceso directo al mercado (Direct Market Access o bien DMA, por su inicial en inglés). Esto deja que ciertos brókeres puedan dejarte invertir en CFDs de forma directa en el mercado, sin pasar por intercesores.
  2. Las operaciones que se efectúan con CFDs dejan producir ganancias en mercados alcistas y bajistas, algo que no es posible con otros instrumentos financieros.
  3. Permite operaciones con apalancamiento.
  4. A diferencia de los mercados regulados, los CFD dejan operar veinticuatro horas a lo largo de cinco días de la semana.
  5. Puedes amoldar la cantidad que inviertes en CFDs (el volumen del contrato) al tamaño de la cuenta o bien al peligro máximo que desees aceptar como inversor.
  6. En un supuesto caso de reparto de dividendos, el inversor en largo de Contratos por Diferencia sostiene todos y cada uno de los derechos económicos. Si el inversor opera en corto, va a deber abonar la cantidad que corresponda en término de dividendos. La diferencia con los futuros al respecto es que estos no tienen derechos económicos.

Contras de los CFDs

  1. Son un producto bastante complejo de comprender. En España, la CNMV estima que no son convenientes para inversores minoristas debido a su dificultad y alto peligro. En verdad, entre el setenta y noventa por ciento de los inversores minoristas pierden su dinero cuando comercializan con CFD. Hay muchas plataformas que te dejan invertir en Bitcoin, mas verdaderamente compras un CFD. Con Bit2Me compras Bitcoins reales.
  2. Operar con CFDs requiere un seguimiento y vigilancia incesante de tu inversión. Recuerda son instrumentos complejos y los mercados en los que acostumbran a aplicarse acostumbran a ser realmente volátiles.
  3. Se acostumbra a decir que estos contratos no tienen data de vencimiento, al revés de los futuros. Esto es cierto en parte, en tanto que sostener abierta la situación generalmente produce el pago de intereses por dicha opción.
  4. Las operaciones largas acarrean un costo de financiación. Este costo se corresponde con la una parte del total de la inversión que no está cubierta con el margen de garantías.
  5. No todos y cada uno de los CFDs tienen exactamente la misma liquidez, con lo que en ciertos casos podemos localizar que no existe contraparte para la operación.
  6. Muchos brókeres que ofrecen CFD son de forma directa una estafa que sencillamente procuran atrapar a sus víctimas con la promesa de dinero simple y ganancias que no se corresponden con la realidad.

¿Cuánto sabes, criptonauta?

¿La inversión en CFD es absolutamente segura?

CFDs de Bitcoin, una peligrosa herramienta de mercados

La llegada de los CFD a Bitcoin y otras criptomonedas supone un vehículo más de inversión para el planeta cripto. Si bien efectivamente es un vehículo muy concreto y enormemente arriesgado, con lo que se debe estudiar esmeradamente. Los datos que ofrecimos previamente de setenta hasta noventa por ciento de pérdidas para inversores minoristas. Indudablemente, son unos datos que deben tenerse muy en consideración en esta clase de situaciones.

Bit2Me no vende CFD, sino más bien bitcoins reales. Mas hay otras plataformas, como Plus500 o bien eToro, que si hacen eso.

Si bien es verdad que la adopción de nuevos automóviles de inversión en el planeta cripto es algo positivo, no todos y cada uno de los automóviles son iguales. Los futuros de Bitcoin, por servirnos de un ejemplo, han mostrado un esencial avance y son muy utilizados en el planeta cripto. Por otra parte, los ETF de Bitcoin son un vehículo largamente deseado por los inversores institucionales en tanto que dejarán la participación regulada de exactamente los mismos en los mercados de criptomonedas por medio de estos derivados.

Sin embargo, los CFDs continúan en un terreno que bien podríamos llamar “peligroso” cuando se ignora de qué forma marchan estos mecanismos. Auxiliar a esto, muchos brokers y exchanges que ofrecen herramientas CFDs acostumbran a situarse en lugares donde las regulaciones sobre estas y otras herramientas son laxas o bien inexistentes. Este es un punto que acostumbran a utilizar a favor caso de que la inversión que efectúes vaya a su peor escenario.

De allá el que los entes reguladores imponen pesadas limitaciones de empleo y acceso a estas plataformas eludiendo que los inversores inexpertos puedan perder su dinero. Por tal razón, desde Bit2Me Academy le advertimos que cuide realmente bien desus inversiones en esta clase de plataformas puesto que son muy peligrosas. Si desea adquirir Bitcoins adquiera los bitcoins tal como, por poner un ejemplo acá en Bit2Me.