Los Security Token serían un híbrido entre acciones de una compañía y una criptomoneda, con el beneficio de que tienen menor costo que las acciones bursátiles y la seguridad y ventajas de la tecnología blockchain.

Como ya hemos explicado previamente qué es un token, ahora podemos clasificar los tokens en 3 formas: utility token, equity token y security token.

Pues bien los security token, son un género de tokens criptográficos afines a cualquier otro, mas vinculados a los security tradicionales. O sea, están ligados a valores financieros.

Un security o bien valor, es un género de activo financiero intercambiable: Bonos, swaps, futuros,… Existen muchos géneros de security, y uno de ellos muy recurrente son las acciones tradicionales de empresas. La tecnología blockchain deja digitalizar los security dotándolos de muchas ventajas que dejan reducir costos, tiempo y burocracia. Con esta acción, llega el nacimiento de los Security Token.

Esto en nuestros días es ya una práctica muy habitual, en verdad no es extraño ver este género de token como una forma de acción. O sea, los security tokens dan a los dueños unos derechos y obligaciones (por poner un ejemplo, derecho a voto y/o dividendos). Esto está relacionado respecto a la cantidad de tokens en propiedad. Los que pueden ser transferidos y también intercambiados entre personas y robots de cualquier sitio a la velocidad de la luz

Al igual que el resto de tokens, estos pueden ofrecerse por medio de una ICO. Lo que deja a las compañías conseguir capital a través de la venta de unas acciones (en forma de token criptográfico). Todo ello a un costo en teoría más bajo de lo que valdrá en un futuro.

Con ello, las regulaciones están procurando localizar el encaje legal y requisitos que esta clase de tokens tienen que cumplir. Esto es en especial esencial para los inversores, puesto que, la adquisición y actuación de estos tokens se encuentra regulada por ley. Leyes que pueden mudar de un país a otro.

Objetivo de un Security Token

El objetivo de los Security Token es ofrecer derechos bastante afines a las acciones tradicionales. Dejando llegar a un público más extenso, suprimiendo la burocracia y la lentitud. A exactamente la misma vez que lo hace a un costo considerablemente más reducido que tener que cotizar acciones.

Este género de activos deja el desarrollo de los “Simple Agreement for Future Tokens (SAFT)” que deja a los inversores acreditados la adquisición de contratos a lo largo de una oferta simbólica en la que conseguirán como recompensa un token desarrollado por la compañía bajo la manera de Utility Token que pueda ser un activo circulante para el empleo en la plataforma.

De nuevo, la regulación todavía busca la frontera para separar conceptualmente el Security Token y el Utility Token. Puesto que muchas regulaciones consideran que todos y cada uno de los tokens son Security Tokens. Algo de lo que estar atentísimos en el instante que pueden ser cotizados, intercambiados con base en otra divisa o bien criptodivisa.

Un ejemplo de esto es la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, asimismo famosa como SEC. Este organismo ha sobre aviso en repetidas ocasiones que lanzar este token implica cumplir con toda la regulación para activos financiero. Aun ha ido más allí, y ha informado que cualquier token que adviertan en el mercado que puedan calificar como “Security” obligatoriamente va a deber cumplir con las reglas para activos financieros, si bien no lo consideren.

Adicionalmente la SEC fuerza a cumplir el precepto de que “no se puede hacer publicidad masiva de una ICO donde cualquier individuo pueda adquirir el activo financiero” entre otras muchas cosas. Para conseguir esto, la SEC se guía por la Howey Test, un procedimiento que deja saber si un token es un valor o bien no.

¿Cuánto sabes, criptonauta?

¿La carencia de una regulación clara para los security tokens resulta en inconvenientes para su adopción masiva por las compañías?

Howey Test: valores y los security tokens

La Howey Test o bien Pruebas de Howey, es un procedimiento por el que se puede probar si una determinada acción económica es un contrato de inversión o bien no. Su creación data del año mil novecientos cuarenta y seis, cuando la Corte Suprema estadounidense manejó un caso monumental, conocido como SEC vs Howey, el que sentaría las bases de la vil prueba Howey. En el caso se trataba de establecer una prueba de si un pacto particular implica un contrato de inversión o bien no.

La prueba consistía en una serie de factores que definirían si una transacción se va a llamar un contrato de inversión. Esos factores son:

  1. Es una inversión de dinero.
  2. La inversión es en una compañía común.
  3. Hay una expectativa de ganancias del trabajo de los promotores o bien del tercero.

El término “empresa común” está abierto a interpretación, puesto que muchos tribunales federales han redefinido el término. Pese a que las Pruebas de Howey originales utilizaban el término “dinero”, los casos siguientes lo expandieron. Con lo que incluyeron otros géneros de inversiones y activos que no fuesen dinero.

Además, hay otra cosa esencial que se debe estimar al determinar los valores. Las ventajas que proceden de la inversión, ¿están bajo el control del inversor o bien están absolutamente fuera de esto? Si no está bajo el control del inversor, entonces el activo por norma general es declarado una garantía.

Entonces, ¿De qué forma es esto relevante para ICO y tokens?. Si el token cumple con los 3 criterios mentados previamente, entonces se considera como un security.

Si piensas en crear un security token en España / Europa, puedes contactarnos. En Bit2Me contamos con los recursos técnicos, know how del ámbito y conocimientos legales precisos para asistirte en todas y cada una las distintas etapas del proceso.

Este artículo es parte del curso gratis Tokenización, NFT y también ICOs.

Accede al curso, adquiere un extenso conocimiento en tokens y obtén tu diploma certificado por Bit2Me.