La liquidez es una característica de los mercados que nos deja reconocer de ser posible adquirir o bien vender un activo de forma veloz y sin incidentes en ese mercado. 

Uno de los conceptos más esenciales y básicos en los mercados es el de liquidez. Este término nos señala la medida en la que un activo cualquiera puede ser comprado o bien vendido a un determinado costo.

La liquidez de un mercado nos deja reconocer si un activo puede comprarse o bien venderse sencillamente en un mercado, dada la existencia y necesidad de operar con dicho activo. Teniendo presente esto, es simple entender pues los mercados “líquidos” o bien con mucha liquidez, tienen un enorme dinamismo y facilitan la participación de las partes, en comparación con un mercado “ilíquido” o bien sin liquidez.

Sin embargo, probablemente te vas a preguntar ¿Qué impacto tiene verdaderamente la liquidez en los mercados? ¿De qué forma puede afectar la liquidez el coste de un activo? Puesto que bien, estas y otras preguntas vas a poder conocerlas ahora.

Liquidez, una pieza esencial de los mercados

Como ya hemos comentado, la liquidez nos afirma si un activo se puede adquirir o bien vender de forma veloz en un mercado, puesto que este activo es comerciado activamente y en grandes cantidades en el mismo.

Un mercado líquido es un mercado sano. Tan esencial es esto que, muchos exchanges y criptomonedas. adquieren los servicios de empresas llamadas market makers (autores de mercados) para poder producir order books líquidos, aparte de volumen de intercambio si de este modo se le solicita.

Esto desea decir que la liquidez está unida a conceptos como los de oferta y demanda. En tal sentido, la oferta es la cantidad de un activo determinado que está libre para comerciar. Al tiempo que la demanda, es la necesidad de los mercaderes por convertir otros activos en el activo objetivo que es ofertado.

Para hacer más fácil esto, imagina lo siguiente:

Entras en un exchange de criptomonedas y escoges el par BTC/EUR. En un caso así, los activos a comerciar son BTC y EUR, lo que quiere decir que los usuarios pueden adquirir o bien vender estos activos entre ellos. Si los usuarios inyectan gran cantidad de BTC y EUR, este mercado va a ser visto como un mercado líquido, merced a lo que vas a poder mudar tus BTC o bien EUR de forma rapidísima y sin trastocar el coste en buena medida.

Sin embargo, si escoges por poner un ejemplo un par como, por servirnos de un ejemplo, el BTC/DRAGON, te vas a dar cuenta que la liquidez en ese mercado es casi inexistente. En tal escenario podrías tener un sinnúmero de tokens DRAGON en tu poder, mas si quieres mudarlos a BTC no vas a poder hacerlo, y los pocos que puedas los vas a hacer hundiendo el costo, con lo que ni si desee los pocos que logres intercambiar te van a salir rentables. Y la razón para ello es sencilla: la demanda de tokens DRAGON es inexistente, por lo tanto la liquidez de sus mercados para hacer intercambios es asimismo inexistente.

Dicho esto, podemos ver meridianamente lo esencial que resulta la liquidez: si un mercado no cuenta con suficiente liquidez los cambios entre activos se hacen realmente difíciles y hasta imposible de efectuar en muchas altcoins. Mas esta es solo una faceta de la liquidez, en tanto que esta puede afectar el costo final de los activos en cuestión.

Por ejemplo, en un mercado líquido las compras y ventas veloces de activos nos señala que vamos a poder convertir nuestros activos con escasas pérdidas debido a los cambios de costo de tales activos. Esto resulta esencial en mercados como el de las criptomonedas, donde el coste de activos como Bitcoin puede cambiar mucho en pocos minutos. Lo opuesto pasa en un mercado que no es líquido, donde nuestras operaciones de intercambio pueden pasar horas o bien días en efectuarse, con el pertinente peligro de una bajada de coste que nos haga perder dinero en el proceso.

Pero ahora que charlamos de activos y su peso en liquidez, es bueno saber qué activos son aproximadamente líquidos y de qué manera podemos prepararnos para intercambiar exactamente los mismos de la mejor manera.

Un mercado líquido no guarda relación con un mercado activo, ni un mercado con mucho volumen de intercambio. Por servirnos de un ejemplo, un exchange podría simular órdenes de intercambio cada diez segundos de mil €. Si esto se hace diez.000 veces al día, van a tener un volumen diario de diez millones de euros, con un mercado donde se opera cada diez segundos, mas el mercado no va a ser líquido, puesto que es un mercado artificial con una estrategia de “market making”.

Para determinar lo líquido que es un mercado, es suficiente con observar el order book y ver qué sucede con el coste del activo si haces una determinada orden. Por ejemplo: vender cien euros en el par BTC-EUR en un determinado exchange. Si dada la orden de venta, notas que el coste de BTC cambia mucho, entonces no es líquido. Puede aun, que tu operación jamás se haga en su totalidad, por el hecho de que no existe la cantidad de activo de intercambio precisa para llevar a termino la operación.

Así podemos decir que:

Un mercado líquido tiene un mercado profundo alimentado. En función de lo alimentado que se halle el mercado, vamos a poder mentar de qué manera de líquido es.

Este término tan simple no se tiene tan en cuenta como debería y acostumbran a ser muchas las personas que se ven atraídas por monedas que suben de costo de forma exagerada en escaso tiempo sin tomar en consideración la liquidez del mercado, dando como resultado que una operación de, por servirnos de un ejemplo, mil euros ha hecho subir el coste un quinientos por ciento , mas el resto nunca van a poder vender, pues no hay forma en que se procesen esas operaciones.

Clasificación de los activos conforme su liquidez

Podemos clasificar los activos financieros conforme su liquidez:

  1. Dinero fíat: el dinero fíat es por lejos el activo líquido por antonomasia. El motivo es que el dinero fíat puede intercambiarse por cualquier otro activo de forma veloz sin el peligro de pérdidas notables por el valor del mismo. Como es lógico, en este punto entran diferentes formas y representaciones del dinero fíat, por ejemplo:
    1. Depósitos bancarios.
    2. Emisiones de deuda de corto y largo plazo.
    3. Pagarés o bien activos emitidos por una compañía.
    4. Renta fija o bien deuda emitida por las compañías privadas.
    5. Renta variable de empresas o bien acciones.
  2. Commodities como los metales (hierro, bauxita, cobre), metales hermosos (oro, plata), petróleo, gas, granos, carnes.
  3. Mercados de divisas, incluyendo índices bursátiles y ETF.
  4.  Criptomonedas.

En este punto, nos interesa el mercado de criptomonedas, que aunque está posicionado en esta lista como el cuarto activo más líquido, la verdad es que este mercado es amplísimo, e inclusive superior a muchos mercados de acciones y también índices bursátiles en diferentes unas partes del planeta. Esto debido al enorme desarrollo económico que las criptomonedas han sufrido desde su aparición. Una evolución y desarrollo que todavía hoy día prosigue incrementando velozmente.

¿Cuánto sabes, criptonauta?

¿Un mercado líquido es poco manipulable?

Impacto de la liquidez en los mercados

La liquidez resulta esencial en los mercados pues ayuda a marcar el ritmo de las negociaciones que se dan en el mismo. Como ya hemos comentado, en un mercado de alta liquidez o bien líquido, la apertura y cierre de operaciones de intercambio se efectúa de forma rapidísima. Todo lo opuesto a lo que sucede en un mercado de baja liquidez o bien ilíquido. Esto naturalmente, significa asimismo que en mercados líquidos el peligro de las operaciones es menor, en comparación con mercados ilíquidos.

Sin embargo, si llevas algo de tiempo en el planeta cripto, probablemente habrás escuchado que la enorme liquidez de determinados mercados de criptomonedas, atrae especuladores y a una práctica bien conocida como pump and dump. Esto es cierto, y es algo de lo que hay que tener bastante cuidado. Mas expliquemos primeramente que es pump and dump, y de este modo vas a poder entender el riesgo. Primeramente, el pump and dump es una estrategia que busca hacer subir el costo de una criptomoneda de forma artificial. De este modo, los especuladores procuran multiplicar las ganancias que pueden conseguir haciendo subir el costo de una criptomoneda.

El objetivo es hacer subir el costo de la moneda hasta cierto punto, para entonces anegar el mercado vendiendo sus situaciones. Esto les deja producir una enorme oferta de monedas con un coste sutilmente inferior al del mercado, mas que les da grandes ganancias. ¿Resultado? Los especuladores ganan mucho dinero, al paso que quienes participan en el sistema con escasas posesiones y muy tarde, lo pierden. Vale decir, que esto es solo posible en mercados con una buena liquidez, por el hecho de que facilitan el intercambio de forma veloz.

Puede que veas esto como un punto negativo y también indeseable. Mas la verdad es que asimismo tiene sus ventajas, en tanto que más personas entran en el sistema y normalmente la bajada acaba posicionando el coste en un rango superior a la marca inicial del pump and dump. Además de esto, la liquidez asimismo va a aumentar y normalmente el dinamismo del mercado va a ser mayor.