DCEP es el mayor proyecto de moneda digital de banco central o bien CBDC del planeta, y que es parte de los planes de China para expandir su repercusión económica, comercial y política en el mundo entero. Conoce los detalles de este faraónico proyecto de moneda digital, los beneficios y riesgos que representa. 

Seguramente hayas escuchado charlar a lo largo de todo este año del DCEP o bien cryptoyuan, una de las CBDC, o bien moneda digital que emplea tecnología blockchain, más conocidas.

Con ella China busca crear un nuevo sistema económico para su nación y el planeta. Mas ¿Qué es y de qué forma marcha DCEP realmente? ¿Emplea blockchain o bien es sencillamente una forma de llamar la atención del planeta? Puesto que bien, en Bit2Me Academy hemos hecho una investigación a fondo sobre este tema. Como resultado te traemos todo cuanto se sabe hasta el instante del nuevo y faraónico proyecto de China.

¿Qué es el DCEP?

Cuando charlamos de DCEP charlamos de una CBDC, una moneda digital nacional para China, cuyo nombre es Digital Currency Electronic Payment o bien DCEP.

Este es un proyecto de transformación económica de China que busca crear para su nación una nueva moneda digital. Una moneda construida sobre la tecnología blockchain y sus bases criptográficas. Además de esto, dicha moneda va a ser manejada y emitida por el banco estatal People’s Bank of China (PboC).

El objetivo de DCEP es substituir la emisión del yuan por esta moneda a nivel nacional y tener un alcance internacional. Esto con la esperanza de que se transforme en una moneda global como el dólar estadounidense. Todo esto apoyado en la naturaleza digital de la moneda y de la blockchain. 2 puntos que garantizan unas funcionalidades que el dinero fíat y el dinero digital actual no pueden lograr. Con esto se busca estar a la altura de su enorme expansión económica y que haga en frente de las necesidades que se concretan a futuro.

Origen del DCEP

El comienzo del desarrollo de DCEP puede ser rastreado hasta el año dos mil catorce. Fue en ese instante, en el que el PboC planteó la idea de crear una moneda digital. El entonces directivo del banco, Zhou Xiaochuan, impulsó la idea y estableció la primera corporación oficial del planeta para la investigación y el desarrollo de la moneda digital legal: el Instituto de Moneda Digital del Banco Central.

El objetivo de este conjunto de investigación era el de prosperar el sistema del yuan chino con la tecnología blockchain. Esto, mientras que China ya empezaba a aplicar duras sanciones contra Bitcoin y las criptomonedas libres. Sanciones que en verdad, al día de el día de hoy continúan activas en tal nación.

China abrazaba la tecnología blockchain, mas procurando sostener el control que las criptomonedas le quitan. Como explicamos en el artículo sobre CBDC, Bitcoin y una CBDC son cosas radicalmente distintas: mientras que Bitcoin da libertad al ciudadano, una CBDC esclaviza.

Sin embargo, a pesar del establecimiento de este conjunto de desarrollo y también investigación, los avances en ese sentido fueron pocos. No fue hasta dos mil diecisiete, con el establecimiento oficial del conjunto en Pekín, cuando China empezó a dar veloces pasos en la construcción de su moneda digital. Entre las primordiales responsabilidades de este equipo estaba el de centrarse en la innovación y el desarrollo de la moneda digital y la tecnología financiera. Aparte de realizar la investigación y el desarrollo legal de la moneda digital. Todo ello conforme con el despliegue estratégico nacional y el pacto de trabajo general del banco central.

Los pasos de desarrollo de DCEP se aceleraron todavía más cuando en dos mil diecinueve, Fb anunció el lanzamiento de Libra, su moneda digital privada. Esta situación puso en alarma a China, pues a su parecer, Libra pondría en riesgo no solo su economía sino más bien asimismo su lugar de innovación económica y financiera con una moneda digital de alcance global. A esto asimismo se sumaba el hecho de que la Asociación Libra, era un claro rechazo al sistema económico digital que China busca crear con DCEP. Todo ello llevo a la nación a apresurar sus planes para la puesta en marcha de DCEP.

Fue como, por último tras ciertos meses de desarrollo se anunció el veintidos de junio de dos mil veinte que China ya había completado la infraestructura de back-end de DCEP. Si bien, China aún está en pruebas conduzco como una parte del proceso de investigación y desarrollo. Por último se ha dado a conocer que otras urbes chinas, empresas extranjeras y lugares para los JJ. OO. de Invierno de dos mil veintidos organizados por China, participarán en las pruebas de DCEP. Esto deja en claro que China ya tiene en funcionamiento todo lo preciso para dar comienzo a su proyecto.

Objetivos del DCEP

Con DCEP, China busca crear la primera moneda digital soportada por una de las grandes economías del planeta. La meta es vincular 1:1 su actual masa fiat que hoy día emplea el el Renminbi (RMB), por una moneda digital que cualquier ciudadano puede utilizar para abonar productos y servicios en la nación. Al tiempo, con DCEP se busca acrecentar su circulación y transformar a esta moneda en una moneda de mayor alcance internacional. Una estrategia que busca transformar a la moneda China en la contendiente directa del dólar.

Aunque decirlo suena más fácil que hacerlo una realidad. Uno de los grandes inconvenientes de China en su plan es el gran control que ejercita el Estado sobre su economía, la incesante depreciación de la moneda, la poca trasparencia y la carencia de garantías de inversión en la nación, cuyos entes reguladores procuran siempre y en todo momento tener una participación esencial en las compañías que se establecen en el territorio. En verdad, la situación empieza a difuminarse de manera rápida en instantes en los que China empieza a ejercer mayor presión sobre polos económicos como Hong Kong, y se empiezan a tensar las relaciones con Taiwán y el país nipón.

Junto a esto, debemos China no ha sido particularmente abierta con empresas del criptomundo. Por una parte, hace poco charlar de Bitcoin o bien nombrarlo era un peligro que pocos se atrevían a tomar, y hoy día, a pesar de que el peligro es menor, son pocos los que se atreven a charlar con libertad sobre Bitcoin y criptomonedas, o bien de de qué forma la moneda digital de China y las CBDC, son una contradicción absoluta a la filosofía con la que nace blockchain.

Sin embargo, el panorama mundial actual apunta a que las stablecoins y las CBDC proseguirán medrando y tomando esenciales espacios económicos en el mundo entero. Y en ese sentido, China no desea quedar lejos del juego geopolítico, geoeconómico, geocomercial y de influencias globales. En ese sentido, la apuesta de China con DCEP se sostiene clara: “el DCEP es una CBDC y debemos hacer que nuestra nación y el planeta la adopten”. Especialmente cuando se sabe que solo uno con seis por ciento de las reservas internacionales globales están resguardadas en yuanes, dejando a China lejos en el comercio internacional de monedas.

De conseguir estos objetivos, el DCEP ocupará un sitio esencial en el status quo de las monedas internacionales, lo que, indudablemente, contribuirá al comercio chino. Una peligrosa apuesta económica y tecnológica que podría comenzar a rendir sus frutos para dos mil veintidos. Sobre todo teniendo presente el gran conjunto de usuarios que DCEP podría tener, el que es estimado en más de uno con seis billones de usuarios. Y el motivo es que sistemas como Apple Pay China, AliPay, WeChat, y otros sistemas de pagos digitales van a estar de manera estrecha ligados a esta moneda digital.

Tecnología tras el DCEP ¿De qué forma marcha la moneda digital China?

La creación del DCEP está de manera estrecha ligada a la tecnología blockchain, en verdad, su funcionamiento como tal es posible merced a esta tecnología. De los datos que se conocen, el Banco Central del Pueblo Chino (PboC) tiene bajo su control los nodos primordiales de la red, al paso que una serie de bancos aliados y empresas privadas van a poder operar nodos complementarios para respaldar el poder de la red.

Información sobre protocolo de acuerdo, algoritmo de minería, generación de bloques, y criptografía usada son todavía un secreto de estado. Absolutamente nadie tiene conocimiento de estos detalles y dudosamente se conozcan en un futuro próximo conociendo lo recelosa que es China respecto a sus tecnologías nacionales.

Lo que sí sabemos y han hecho público es que DCEP va a ser una moneda digital centralizada cuyo control va a estar a cargo del PboC. Además de esto, la moneda va a tener un sistema de distribución dividido en 2 etapas. Algo afín a todas y cada una de las CBDC.

Este sistema está ideado a fin de que el PboC pueda sostener el control, mas al tiempo, grandes compañías nacionales y bancos puedan tener un esencial papel en su funcionamiento. Un cierto nivel de distribución de labores y poder, que busca que el sistema se sostenga en funcionamiento sin inconvenientes, en especial en concepto de escalabilidad, pues el sistema planea atender en forma continua por lo menos uno con seis billones de usuarios a nivel global.

Entre las compañías y bancos que están tras este funcionamiento están gigante como AliPay, WeChat, Union Pay, Huawei, Tencent, Ant Financial, Bank of China, Banco Agrícola de China, Banco de Construcción de China, el Banco Industrial y Comercial de China y otros que probablemente se van a ir uniendo a este gigante.

Otro punto esencial sobre la tecnología y funcionamiento de DCEP viene dado por su nivel de privacidad y anonimato, 2 peculiaridades que el dinero en efectivo tienen en nuestros días. Puesto que bien en este sentido, el PboC ha aclarado que DCEP va a tener una privacidad y anonimato controlados, dejando en claro que las autoridades van a poder conocer todo sobre los movimiento económicos de los individuos si de esta manera lo desean, mas que el público no va a tener acceso a estas funciones.

Adicional a esto, el PboC puede tener acceso en vivo de todas las wallets DCEP que se hayan creado, estén estas en China o bien en cualquier una parte del planeta. En resumen, como en el resto de CBDC nunca vas a ser dueño de tu dinero y van a poder quitarte tu dinero si de esta manera una entidad central lo cree recomendable.

Legalidad en China y el resto del Mundo

En este punto ya habrás visto que DCEP es posible que sea una moneda digital impulsada por blockchain. No obstante, sus principios distan años luz del espíritu de monedas como Bitcoin. A eso le puede incorporar que el empleo de DCEP tanto en China como en el resto del planeta está atada a la ley China. Esto quiere decir que la ley china va a tener precedencia sobre cualquier otra ley local o bien internacional para los casos de control y acceso a tu historial financiero y control de monederos.

Para verlo de una manera más fácil, tomemos las palabras de Huang Qifan, presidente del Centro de Intercambio Económico Internacional de China, quien afirmó que han estado trabajando en DCEP a lo largo de 5 a 6 años y confía de forma plena en que se pueda introducir como el sistema de finanzas del país. De manera adicional, Qifan comentó lo siguiente en el Foro de discusión China Finance:

DCEP puede conseguirla colección en tiempo real de datos relacionados con la creación y empleo de la moneda, dando información de utilidad para la provisión de dinero y la aplicación de políticas monetarias.

En pocas palabras, leyes europeas como la GPDR o bien otras leyes que resguardan el secreto bancario, la privacidad económica y financiera sencillamente no existen para el DCEP. En China, esto va a tener un marco legal bien elaborado que servirá para supervisar esta enorme máquina de inteligencia económica y financiera global. Mas en el resto del planeta, esta probablemente no va a ser tolerada por el claro riesgo que representa.

China y la necesidad de una moneda digital para su nación

La necesidad de China respecto al lanzamiento del DCEP se dibuja en su necesidad de consolidar su presencia económica y también repercusión global. El transformar a DCEP en una moneda global con alta liquidez busca impulsar su empleo como moneda de reserva. Además de esto, de proyectar a sus empresas como gigantes financieros para prestación de servicios a nivel global. Todas y cada una estas acciones procuran deponer al dólar como la moneda de referencia global. E inclusive, ponen bajo riesgo al euro como la moneda común de Europa.

¿La razón? DCEP podría ofrecer mejores mecanismos para pagos transfronterizos con un costo menor. Además de esto proveer mayor “seguridad “y sobre todo mayor velocidad, peculiaridades que superan al actual sistema de pagos internacionales. De allá que sistemas como SWIFT y SEPA procuren activamente desarrollar sistemas de pagos más económicos y veloces que sus opciones actuales. En verdad, este es un trabajo que está empezando a brindar sus resultados.

Sin embargo, China tiene un duro contendiente, en tanto que SWIFT es el mecanismo más empleado de transferencia mundial. La red de SWIFT que empezó su funcionamiento en mil novecientos setenta y tres, deja a las instituciones financieras de todo el planeta mandar y percibir transacciones financieras en forma segura, estandarizada y fiable, si bien no tan veloz como demanda el tiempo actual.

Y aunque China cuenta con el CIPS (Sistema de Pagos Internacionales de China) para bancos, la creación del DCEP va a hacer a un lado este sistema por uno más veloz, sencillamente acomodable y de alcance global. Simplemente, DCEP es una opción mejor de desarrollo y de allá que China apueste todo por este desarrollo en nuestros días. Más todavía, en la mitad de un enfrentamiento frontal entre China y USA que se ha traducido en múltiples acontecimientos de guerra comercial en los últimos tiempos.

Ante estos acontecimientos es evidente la necesidad de China de una moneda digital como DCEP. No solamente se trata de una moneda para su nación, sino más bien de un vehículo de dominación económica. Uno que precisa con emergencia para poder continuar con sus planes de erigirse como primera superpotencia mundial deponiendo a los USA. De allá, que muchos medios, en especial medios chinos, vean al DCEP como la “tercera ola” dirigida a los USA.

Alcances y consecuencias del DCEP para China

El impacto de convertir a China en un país sin pagos en efectivo va a ser positivo por una parte. Sobre todo pues en nuestros días, prácticamente el cincuenta por ciento de la población china efectúa sus gastos económicos diarios utilizando medios digitales.

De hecho, más del ochenta por ciento de los usuarios de teléfonos inteligentes emplean sus dispositivos móviles para abonar transacciones en puntos de venta de manera regular. Esto quiere decir que China tiene la tasa de adopción de pagos móviles más alta del planeta. Aun ha superado a países como Corea del S. y el país nipón, quienes ostentaban este sitial.

En tal sentido, el impacto del DCEP en China va a ser más bien poco. La sociedad está habituada a los pagos digitales y los monederos que emplearán para manejar DCEP se integrarán de forma nativa con la nueva moneda haciendo la transacción algo sencillísimo. Mas por el contrario, está todo cuanto hemos mentado ya antes. Todo cuanto hagas con la moneda va a quedar controlado y sometido a las resoluciones políticas. En cambio, el empleo de Bitcoin, o bien stablecoin sin colateral fiat como DAI, son mejores soluciones de libertad para todos.

Conclusiones

En este punto no queda duda que DCEP, es solo una moneda digital de un país que busca dominación por cualquier medio posible. No solo China quiere esto, todos y cada uno de los paises del planeta tienen bancos centrales que desean continuar teniendo sometida a la población por medio de un dinero que controlen.

Pero no solo bancos centrales, asimismo empresas, como el caso de Libra de Facebook. Esta es una moneda centralizada apoyada en dinero fiduciario de los bancos centrales que agrega una capa extra, la empresa Fb. Y todo cuanto busca es crear una falsa sensación de innovación y tecnología ocultando con esto nuevos grilletes digitales. Unos grilletes que procuran someternos y servir como generadores de información, en colmenas digitales. Colmenas donde además de esto supervisar todo cuanto hacemos, reprogramarnos mentalmente con publicidad que modifique nuestra forma de meditar. Y sobre todo, en un planeta digital que procuran dirigir en una dirección contraria al beneficio de las personas, siempre y en todo momento con el control del dinero en el epicentro.

No queda duda, que las monedas digitales son precisas en el contexto actual del planeta. Mas, hacer de estas herramientas de dominación de las que no podemos escapar, es sencillamente una forma nueva de neo-esclavitud. Una neo-esclavitud que monedas como Bitcoin nos asisten a romper dándonos el poder absoluto sobre nuestro dinero. Un poder que, como comunidad, procuramos sostener para resguardar nuestra libertad en el planeta.

DCEP es indudablemente un proyecto enorme, con objetivos altísimos, ciertos cuales probablemente vamos a ver cumplidos en poquísimo tiempo. Mas queda por ver, qué grado de aceptación va a tener en el planeta.  Especialmente, cuando opciones tan poderosas como Bitcoin se han levantado y se han puesto en marcha mucho ya antes. Lo que en último término, nos afirma que en poquísimo tiempo vamos a ver como gigantes económicos se encaran contra Bitcoin y otras criptomonedas en una lucha por ganar el sitial de honor de ser la moneda de reserva de valor del planeta.

En ese sentido, desde Bit2Me Academy nuestra apuesta es Bitcoin, la criptomoneda que ayuda a conseguir la libertad y también independencia económica de todos . Y con la libertad económica viene todo lo demás.