Elegir representante parlamentario en unas elecciones es parte del proceso democrático. Mas este formato, tildado de joven en ciertas naciones, podría actualizarse con la celebración de unas elecciones con tecnología blockchain.

Elecciones 2019: Vota Blockchain

Imagínate poder votar desde el salón de tu casa o bien cualquier otro punto del planeta alén de tu sofá. Imagínate no tener que atender de forma obligatoria la convocatoria como miembro de una mesa electoral. En Bit2me, nos imaginamos esto y considerablemente más, ¿Por qué razón? Puesto que pues llevamos tiempo trabajando con la tecnología Blockchain como la de Bitcoin y sabemos que incluso puede aportar mucha innovación.

Hemos elaborado este artículo para proyectar los beneficios que tendría el empleo de la blockchain en un sistema de votación electoral. Para esto, hemos analizado superficialmente los datos ofrecidos por el Folleto Oficial del Estado y ciertos medios. Tras esto hemos intentado contestar a el interrogante ¿Qué podría progresar la tecnología blockchain en ciertos puntos de un proceso electoral?

Unas elecciones tienen 4 etapas fundamentales: convocatoria, campaña, votación y toma de poder. Es a lo largo de la campaña y la votación donde unas elecciones con tecnología blockchain podrían presentar una serie de ventajas frente al sistema actual.

Antes de continuar, deseamos matizar que en el momento en que nos referimos a tecnología blockchain, charlamos de la aplicación ordenada de múltiples tecnologías para crear redes distribuidas de datos donde la información pueda ser pública y sin capacidad de perturbación. Primordialmente nos referimos a tecnologías de transmisión de datos digitales, el cifrado a través de sistemas de criptografía fuerte y protocolos de acuerdo para la validación de la información.

Ventajas de un procedimiento de votación Blockchain

Utilizar una cadena de bloques para efectuar un proceso de elección o bien votación acarrea una serie de mejoras técnicas. Estas repercuten en que el sistema sea:

  • Más transparente: Todo el planeta puede contrastar los resultados sin depender de un tercero.
  • Minimizar los errores humanos: El proceso de recuento precisa de múltiples personas para hacer eludir cometerlos. Con blockchain el proceso sería considerablemente más eficaz.
  • Ahorro en coste: Si algo está claro es que la movilización de las jornadas electorales y todo el material usado precisan de un gasto muy elevado, algo que podría evitarse con la tecnología blockchain.
  • Verificación del voto: Merced a la trasparencia de la tecnología blockchain, contrastar que tu voto ha sido computado apropiadamente sería formidablemente simple. Y no solo eso, sino además de esto sería rapidísimo de poder revisar.
  • Evitar falsificaciones: La tecnología blockchain ha avanzado mucho en el campo de la firma digital para la adecuada autentificación de identidad. Falsificar una firma es considerablemente más bastante difícil que hacerlo con el sistema actual.
  • Aumentar la seguridad del proceso: Todas y cada una los beneficios precedentes repercuten en elevar la seguridad de este proceso por encima de los estándares actuales.

Gasto público

Las elecciones del veintiocho de Abril costarán unos ciento treinta y ocho millones de euros. Estos gastos están destinados a pagar:

  • el voto por correo
  • el envío de publicidad electoral
  • las fuerzas del estado que velan por la seguridad a lo largo de la jornada electoral
  • la empresa que comunica el escrutinio.

A este gasto hay que sumar la subvención pública a los partidos de cara al desarrollo de sus actividades y el material usado de cara al desarrollo de la jornada electoral. Prácticamente unos doscientos millones de euros que no se emplean de forma más productiva.

Representación parlamentaria

Una vez terminadas las elecciones, el BOE establece que cada capacitación con representación parlamentaria va a recibir :

  • 21.167,64€ por cada escaño logrado en el Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados o bien en el Senado.
  • Subvención de 0,81 euros por cada uno de ellos de los votos obtenidos por cada candidatura al Congreso, uno de cuyos miembros, por lo menos, hubiese conseguido escaño de Miembro del Congreso de los Diputados.
  • Subvención de 0,32 euros por cada uno de ellos de los votos conseguidos por cada aspirante que hubiese logrado escaño de Miembro del Senado.

Y además de esto asimismo, el “Estado subvencionará a los partidos, federaciones, alianzas o bien agrupaciones, los gastos electorales producidos por el envío directo y personal a los votantes de sobres y papeletas electorales o bien de publicidad y publicidad electoral”:

  • Se abonarán 0,21 euros por elector en todas y cada una de las circunscripciones en las que haya presentado lista al Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados y al Senado, toda vez que la candidatura de referencia hubiese conseguido el número de Miembros del Congreso de los Diputados o bien Miembros del Senado o bien de votos preciso para formar un Conjunto Parlamentario en una o bien otra Cámara.

Impacto Material

Aunque desde las altas esferas se empeñen en que el cambio climático es una resolución política, no lo es. El cambio climático no se vota, ni por votar a unos o bien otras desaparecerá a lo largo de una legislatura. Hoy, votar a representantes que no vacilan en impactar al planeta para spamear tu buzón no semeja la solución más responsable. Y es que la supervivencia no comprende de ideologías.

Papeletas

Supongamos que el total de votantes son cuarenta millones. En un estado de forma tradicional bipartidista, supondría el tener por lo menos ochenta millones de papeletas, y cuarenta millones de sobres para poder efectuar el proceso de votación de la cámara baja. Como es de aguardar hay otros partidos que aspiran a tomar el poder del parlamento para esparcir su ideario en forma de leyes. Supongamos que son cuatro, esto acarrea imprimir ciento sesenta millones de papeletas, mas sabemos que realmente hay más de 4.

A esto hay que incorporar, las papeletas de la cámara alta o bien senado. Una por persona cuarenta millones más, por lo menos. Y como es lógico, para preservar el “voto secreto”, cuarenta millones de sobres más para esto.

Spameo electoral

Las formaciones políticas, son conscientes siendo conscientes de que en las mesas electorales hay material de sobras para empapelar los bocadillos de toda la galaxia. Pese a ello efectúan una actividad que llaman “buzoneo”, mas que preferimos llamarle SPAM. Con esto, te mandan una copia más de la papeleta del senado ya rellenada y una más de las cortes.

Entonces habría que agregar ochenta millones de papeletas más por partido hacia los hogares de los votantes. Mas en el ejemplo hemos contado 4 formaciones políticas, con lo que serían trescientos veinte millones más.

Hay que dar las gracias a las formaciones que a lo largo de este proceso den prioridad a la salud del planeta. Como por poner un ejemplo, aquellas que se acuerdan de envasar su SPAM en “plástico del bueno”, a fin de que sepamos quien son los que invitan en el envenenamiento del mar.

Superficie electoral: medir la extensión de papel

Las medidas de una papeleta de la cámara baja son más o menos de diez con cuatro x veintidos con dos centímetros. La superficie abarcada por esta papeleta, es de doscientos treinta con ochenta y ocho cm². Por otra parte, las papeletas de la cámara alta, son mayores en tamaño. Estas alcanzan el formato DIN A4, o sea, veintiuno x veintinueve con siete cm y su superficie es de seiscientos veintitres con siete cm².

Extensión de papel

Sabiendo la superficie que ocupa cada papeleta, podemos hacernos una idea de cuanto englobaría cada partido por cada millón de habitantes si se cumple que hay:

  • 1 millón de papeletas de cámara baja en las mesas electorales
  • 1 millón de papeletas de cámara baja mandadas por correo spam
  • 1 millón de papeletas de cámara alta mandadas por correo spam
  • 1 millón de papeletas de cámara alta en mesa electoral, dividido por el número de formaciones políticas.

La superficie igualada por las papeletas de la cámara baja resultaría de multiplicar dos millones por doscientos treinta con ochenta y ocho cm². Lo que resultaría en cuatrocientos sesenta y uno con setenta y seis millones de cm², que pasado a m² vendría a ser unos 46176 m². A fin de que te hagas una idea, el terreno de juego del FC. Barna mide siete mil ciento cuarenta m², prácticamente 7 veces menos.
La superficie igualada por las papeletas de la cámara alta serían variables, mas de haber solo una capacitación política, habría que multiplicar dos millones por seiscientos veintitres con siete cm². Esto resultaría en mil doscientos cuarenta y 7 con cuatro millones de cm², que pasado a m2 vendría a ser 124740 m². ¡Vaya! unos diecisiete campos de futbol.

Por lo tanto, una capacitación política y un millón de votantes, daría para empapelar veinticuatro campos de futbol. De ser cuarenta millones de votantes charlaríamos de 960 campos de futbol por capacitación política. Con 5 formaciones se cubriría toda la zona del aeropuerto madrileño de Barajas Adolfo Suárez.

Anonimato / Voto anónimo

En la actualidad los sistemas de votación no pueden asegurar el completo anonimato del voto. Existen vulnerabilidades conocidas en los sistemas para conseguir esto. Los gobierno lo saben mas han preferido tomar solo medidas para atenuar esto, o bien han mudo para emplearlas a favor.

En cualquier caso, otro punto en favor de las votaciones blockchain es la capacidad de respetar el principio del secreto del voto. Con la tecnología blockchain, podemos prescindir de los cuadernos electorales y agredir las vulnerabilidades que atentan contra este principio.

Otro punto en favor de la blockchain en este sentido, es que nuestro voto puede ser emitido sin relacionar nuestros datos. No resulta necesario dar nombres, documento de identidad, o bien algún dato personal. La autentificación está protegida por criptografía fuerte y una infraestructura de claves públicas. Todo al unísono que nuestros datos están protegidos y garantizados por criptografía fuerte y una cadena de datos inalterable.

Con este esquema de anonimato se busca eludir situaciones de adquiere de votos y otras situaciones de coacción. No obstante, este es el mayor reto tras la tecnología de votaciones utilizando blockchain. Puesto que su adecuado funcionamiento depende de separar y anonimizar los datos de la votación, del sistema de autentificación. Un reto a superar y en el que se trabaja duramente, como el caso de los sistemas de autentificación soberana.

Ahorro y descentralización

Los sistemas electorales actuales están basados en tecnologías privativas que tienen un costo enorme tanto en licencias como en mantenimiento de los sistemas y actualizaciones. En este punto nos preguntamos ¿Por qué razón un acto público como una votación es manejado por empresas multinacionales privadas? ¿Por qué razón no crear una estructura de hardware y software abierto, público y auditable por todos?

Aunque parezca lo opuesto, un sistema abierto no solo da pie a una gran mejora en los sistemas electorales, su confianza y seguridad. Sino deja un enorme ahorro de dinero público y una mejora en el diseño de estos sistemas.

Fiabilidad

La confiabilidad del proceso electoral, en su etapa de votación, ha incurrido en cruces de acusaciones de manipulación en numerosas ocasiones. Esto ha ocurrido en países con una democracia emergente, y en países como Estados Unidos. Es en ese instante donde se da una posible falla bizantina en el sistema. El votante no es capaz de distinguir si ha habido fallo o bien no, con lo que no se puede llegar a un acuerdo sobre ello y se producen dudas sobre el sistema de voto. Solo la simpatía cara una o bien otra fuerza política ya puede acarrear a la distorsión en la detección de estos fallos.

En un post de opinión de Ars Technica, se asegura que unas elecciones basadas en blockchain terminarían en desastre para el sistema democrático. El artículo realiza una crítica sobre otro artículo del New York Times titulado It’s Time for En línea Voting. Timothy B. Lee sugiere que “un sistema de votación con blockchain pondría en riesgo la integridad del sistema electoral y la fe del electorado en los resultados de la votación”. El creador mantiene que este sistema tampoco mejoraría la interferencia de las formaciones en el proceso bajo alegatos de manipulación. Aunque esto puede ser cierto, es poner el foco lejos de los inconvenientes remediables con la tecnología. Al fin y al postre, una votación no es cuestión de fe, es una cuestión confianza y trasparencia.

De otro modo, si hay algo que pone una democracia bajo riesgo, son este género de insinuaciones. Bien por haber incurrido en ellas y preferir no poner solución o por inducir temor con ánimo de bloquear cualquier mejora. La experimentación es la clave para desterrar las fobias al progreso.

Elecciones y Blockchain: un largo camino por recorrer

La puesta en marcha de un mecanismo como la cadena de bloques no se hace en un instante si no hay una infraestructura preparada. Esta circunstancia tiene mayor peso cuando este sistema debe sustituir a un mecanismo de empleo público en activo. Las primordiales barreras de entrada serían puesto que, la carencia de infraestructura inicial y la educación ciudadana para su buen empleo.

Los mecanismos de implantación de un sistema como este deben operar de forma progresiva para no caer en el descalabro. Además de esto, hay que tener muy presente que un sistema renovador puede tender solo a progresar unas partes de un inconveniente. Y por este motivo no es garantía de ser la solución terminante al conjunto del supuesto. Absolutamente nadie debe aguardar milagros, mas si al final se mejora de alguna manera lo que hay, vale la pena procurarlo.

Sería injusto y también irresponsable decir que un formato de elecciones basadas en blockchain no comportaría ningún peligro. El sistema proseguiría presentando vulnerabilidades. Y tampoco podría asegurar la honestidad y eficacia de los aspirantes escogidos. La experiencia es precisa para poder observar los puntos enclenques de una estructura basada en la innovación. Debido a esto, el beneficio no sería perceptible en un corto plazo. Si bien con el paso del tiempo, ¿Quién sabe? ¿Y si en lugar de votar a aspirantes, se pudieran votar periódicamente propuestas con smart contracts? Imagina por un instante que el destino de un país es decidido día a día por sus habitantes, como ocurre en las BIP de Bitcoin.

Está claro que nada es perfecto. Mas una democracia gestionada con blockchain podría llegar a prosperar la capacidad resolución sobre aquello que es más esencial para la población.

La urbe de Zug en Suiza

No todo es utilizar la imaginación. Hay compañías que llevan explorando este terreno desde hace ya un tiempo. Además de esto, hay urbes que han probado esta experiencia. Zug es una pequeña localidad alpina en Suiza. Es conocida por cobijar la mayor concentración de negocios de desarrollo sobre Ethereum. En Julio de dos mil dieciocho, se hizo un primer experimento en una votación municipal de esta localidad. Cabe decir que Suiza es un país bastante abierto al empleo de referendo público, o sea, a someter al escrutinio ciudadano la toma de ciertas resoluciones.

Quizás es precisamente por esto que el experimento efectuado en Zug fuera un éxito total. Y es que la escena política no debería nunca tener temor a someter a votación nada que de lo que pida la ciudadanía. Al fin y a la postre como acostumbran a decretar las constituciones, el poder mana del pueblo.