Declaración de Independencia del Ciberespacio

El ciberespacio, esa proyección digital de la consciencia colectiva que tantos desean resguardar de los absurdos del planeta físico, de las tiranías y de las interferencias políticas, religiosas, raciales o bien de cualquier clase. El deSeo de una persona y una comunidad que apoya su idea, dieron origen a un documento que marco un jalón en su historia, este documento es la Declaración de Independencia del Ciberespacio.

Uno de los documentos más esenciales emitidos por los cypherpunks y su aguerrida comunidad es la Declaración de Independencia del Ciberespacio. El escrito fue presentado en Suiza el 8 de febrero de 1996 por John Perry Barlow, uno de los miembros creadores de la Electronic Frontier Foundation (EFF).

Este texto fue presentado como contestación a la Ley de Telecomunicaciones de los Estado Unidos. Dicha ley fue presentada ese año a los fines de “actualizar” la vieja ley de comunicaciones que databa de mil novecientos treinta y cuatro. No obstante, la nueva ley de telecomunicaciones favorecía la privatización y procuraba regular el nacimiento de nuevos espacios y canales de comunicación. Con estas acciones se atentaba contra la neutralidad de la red y su evolución.

En contestación a estas amenazas no solo por la parte de USA sino más bien de asimismo un conjunto poco a poco más creciente de naciones que procuraban supervisar el ciberespacio, Barlow creó este documento. En exactamente el mismo, Barlow exalta la naturaleza libre y abierta de Internet y de su comunidad. Además de esto, Barlow dejaba muy en claro una cosa, el ciberespacio tiene soberanía propia y ningún gobierno tiene control sobre ella.

john perry barlow autor de declaración de independencia del ciberespacio

Hechos que llevaron a la declaración

El nacimiento de Internet se transformó en la mayor revolución tecnológica y comunicacional de la humanidad. Aun ya antes de su nacimiento, pensadores y futurólogos veían como Internet convertiría a la sociedad humana. No se confundieron en tales aseveraciones y predicciones. No obstante, las estructuras de poder, como los gobiernos de las potencias mundiales, temen a todo lo que no puedan controlar, y un medio global de comunicación no controlado, es el peor miedo de cualquier gobierno. Dada esta situación, aun antes que Internet existiese, los poderosos fueron preparando el terreno para supervisar lo que sería el ciberespacio.

Estados Unidos, a la batuta de la tecnología, era quien más camino avanzado tenía en este sentido. La evolución tecnológica lo llevó a convertir a la NSA en su brazo de control dentro y fuera de la ley para el ciberespacio. También, en la mitad de la Guerra Fría, diferentes leyes y órdenes ejecutivas que procuraban supervisar la tecnología de comunicaciones y cifrado fueron los primeros intentos por supervisar el ciberespacio.

Los aliados estadounidenses prosiguieron el juego con medidas iguales e inclusive más restrictivas. Por su lado, naciones como China o bien la Unión Soviética de entonces, creaban medidas del mismo tipo. Supervisar todo en lo que se refiere a la tecnologías de información y el ciberespacio era la meta. Todo ello sin importar un mínimo si ello violaba los principios y derechos esenciales de sus ciudadanos.

Al final de esto, con la aparición de Internet y la masificación de su empleo, las medidas que se tomaban resultaron insuficientes. Supervisar redes enteras y millones de usuarios en el mundo entero, no era una labor simple. Con el factor añadido del surgimiento de conjuntos de personas y activistas por todo el planeta, preocupados por sostener la libertad y la neutralidad en internet.

John Perry Barlow – Declaración de Independencia del Ciberespacio

¿Cuánto sabes, criptonauta?

¿La Declaración de Independencia del Ciberespacio es un documento esencial para las libertades en internet?

Impacto de la Declaración

El documento creado por Barlow dejaba en claro que el ciberespacio es un sitio neutral y debido a su naturaleza intangible y colectiva, no debería someterse al control de ningún gobierno. Barlow expresaba así, la necesidad de distanciar el ciberespacio de los sistemas de control gubernativos de todas y cada una de las naciones. Mas al tiempo, planteaba distanciar el ciberespacio de los propios inconvenientes geopolíticos y económicos del planeta físico.

Al poco tiempo de emitirse la declaración, esta se extendió por toda la red. Debido a ello, Barlow se transformó en una celebridad, algo que influyó en el veloz reconocimiento de su trabajo y de la Electronic Frontier Foundation. Merced a ello, la comunidad en pro de la neutralidad aumentó su masa social robusteciendo de este modo su imagen. Pocos años después, tras los atentados del 11-S en U.S.A., la busca por supervisar la red cambiaría radicalmente.

Frente a los hechos poco a poco más abiertos y claros de los lobbies por supervisar y limitar el ciberespacio, y con esto los derechos de los ciudadanos, la declaración se erige como una voz fuerte contra estas agresiones. Mas asimismo es una convidación a que la comunidad se comprometa a inspeccionarse y regularse a si misma en pro de edificar algo positivo para todos.

De esta forma, así como el Manifiesto Criptoanarquista, la Declaración de Independencia del Ciberespacio se convirtió en uno de los documentos referentes para las ideologías comprometidas con la neutralidad de la red y la privacidad en exactamente la misma.

Declaración de Independencia del Ciberespacio

Gobiernos del Planeta Industrial, , cansados gigantes de carne y acero, vengo del Ciberespacio, el nuevo hogar de la Psique. En nombre del futuro, os solicito anteriormente que nos dejéis en paz. No sois bienvenidos entre nosotros. Tampoco ejercitáis ninguna soberanía sobre el sitio donde nos reunimos. No hemos escogido ningún gobierno, ni pretendemos tenerlo, conque me dirijo a vosotros sin más ni más autoridad que aquella con la que la libertad siempre y en toda circunstancia habla.

Declaro el espacio social global que estamos edificando independiente por naturaleza de las tiranías que buscáis imponernos. No tenéis ningún derecho ética a regirnos ni tenéis métodos para hacernos cumplir vuestra ley que debamos temer realmente.

Los gobiernos derivan sus justos poderes del permiso de los que son regidos. No habéis pedido ni recibido el nuestro. Tampoco os hemos convidado.

No nos conocéis, ni conocéis nuestro planeta. El Ciberespacio no se encuentra en vuestras fronteras. No creáis que podéis edificarlo, tal y como si fuera un proyecto público de construcción. No podéis. Es un acto natural que medra de nuestras acciones colectivas.

No os habéis unido a nuestra gran charla colectiva, ni creasteis la riqueza de nuestros mercados. No conocéis nuestra cultura, nuestra moral, o bien los códigos no escritos que dan a nuestra sociedad más orden que el que podría conseguirse por cualquiera de vuestras imposiciones.

Proclamáis que hay inconvenientes entre nosotros que precisáis solucionar. Utilizáis esto como una disculpa para invadir nuestros límites. Muchos de estos inconvenientes no existen. Donde haya verdaderos enfrentamientos, donde haya fallos, los identificaremos y resolveremos por nuestros medios. Creamos nuestro Contrato Social. Esta autoridad se va a crear conforme las condiciones de nuestro planeta, no del vuestro. Nuestro planeta es diferente. El Ciberespacio está formado por transacciones, relaciones, y pensamiento en sí, que se extiende como una quieta ola en la telaraña de nuestras comunicaciones. Nuestro planeta está al unísono en todas y cada una partes y en parte alguna, mas no está donde viven los cuerpos.

Estamos creando un planeta en el que todos pueden entrar, sin privilegios o bien prejuicios debidos a la raza, el poder económico, la fuerza militar, o bien el sitio de nacimiento. Creamos un planeta donde cualquiera, en cualquier lugar, puede expresar sus opiniones, sin importar lo más mínimo lo singulares que sean, sin temor a ser coaccionado al silencio o bien al conformismo.

Vuestros conceptos legales sobre propiedad, expresión, identidad, movimiento y contexto no se aplican a nosotros. Se fundamentan en la materia.

Aquí no hay materia. Nuestras identidades no tienen cuerpo, con lo que, a diferencia de vosotros, no podemos conseguir orden por coacción física.

Creemos que nuestra autoridad manará de la ética, de un progresista interés propio, y del bien común. Nuestras identidades pueden repartirse por medio de muchas jurisdicciones. La única ley que todas y cada una nuestras etnias reconocerían es la Regla Dorada. Aguardamos poder edificar nuestras soluciones particulares sobre esa base. Mas no podemos admitir las soluciones que tratáis de imponer. En USA el día de hoy habéis creado una ley, el Acta de Reforma de las Telecomunicaciones, que rechaza vuestra propia Constitución y también insulta los sueños de Jefferson, Washington, Mill, Madison, DeToqueville y Brandeis. Estos sueños deben renacer ahora en nosotros.

Os asustan vuestros hijos, puesto que son nativos en un planeta donde siempre y en toda circunstancia vais a ser inmigrantes. Como les teméis, confiáis a vuestra burocracia las responsabilidades paternas a las que cobardemente no podéis encararos. En nuestro planeta, todos y cada uno de los sentimientos y expresiones de humanidad, de las más despreciables a las más angelicales, son una parte de un todo único, la charla global de bits. No podemos separar el aire que ahoga de aquel sobre el que las alas baten.

En China, Alemania, Francia, Rusia, Singapur, Italia y los USA estáis procurando rehusar el virus de la libertad erigiendo puestos de guarda en las fronteras del Ciberespacio. Puedeque impidan el contagio a lo largo de un pequeño tiempo, mas no van a funcionar en un planeta que pronto va a ser cubierto por los medios que transmiten bits.

Vuestras poco a poco más obsoletas industrias de la información se conservarían a sí planteando leyes, en América y en cualquier parte, que demanden su posesión de la palabra por todo el planeta. Estas leyes declararían que las ideas son otro producto industrial, menos noble que el hierro oxidado. En nuestro planeta, sea lo que sea lo que la psique humana pueda crear puede ser reproducido y distribuido interminablemente sin costo. El trasvase global de pensamiento ya no precisa ser efectuado por vuestras factorías. Estas medidas poco a poco más hostiles y colonialistas nos ponen en exactamente la misma situación en la que estuvieron aquellos amantes de la libertad y la autodeterminación que debieron combatir contra la autoridad de un poder lejano y también ignorante.

Debemos declarar nuestros “yo” virtuales inmunes a vuestra soberanía, si bien sigamos permitiendo vuestro poder sobre nuestros cuerpos. Nos extenderemos a través del planeta a fin de que absolutamente nadie pueda recluir nuestros pensamientos.

Crearemos una civilización de la Psique en el Ciberespacio. Que sea más humana y bella que el planeta que vuestros gobiernos han creado ya antes.

Davos, Suiza a ocho de febrero de 1996

John Perry Barlow

bitcoin
Bitcoin (BTC) $ 63,056.00
ethereum
Ethereum (ETH) $ 4,154.92
binance-coin
Binance Coin (BNB) $ 485.95
tether
Tether (USDT) $ 1.00
cardano
Cardano (ADA) $ 2.16
solana
Solana (SOL) $ 209.96
xrp
XRP (XRP) $ 1.09
polkadot
Polkadot (DOT) $ 43.82
dogecoin
Dogecoin (DOGE) $ 0.266305
usd-coin
USD Coin (USDC) $ 1.00